MENSAJE DEL PASTOR

Estamos convencidos de que Dios nos ha traído a este lugar para predicar el Evangelio de Jesucristo y hacer Discípulos con el carácter de Cristo.

Estamos viviendo tiempos difíciles y peligrosos, el sistema del mundo moderno aborrece a Dios y sus mandamientos, han sacado a Dios de las escuelas y de todas partes; el diablo ha usado a personas que odian a Dios, para que hagan leyes  que atacan la familia y el matrimonio y el pecado está llegando a niveles terribles, los cuales nos están alejando de Dios  y el juicio de Dios ha comenzado a manifestarse en los desastres naturales  y en la descomposición de los valores morales; ahora a lo malo se le llama bueno y a lo bueno malo. La sociedad está corriendo como una bola de fuego al infierno, y lo único que puede hacer la  diferencia es un Iglesia revestida del Poder del  Espíritu Santo , con discípulos que amen y vivan para Dios conforme a las sagradas Escrituras.

Tristemente tenemos que reconocer que gran parte de los líderes espirituales se han llenado de codicia y están enseñando un evangelio de motivación y prosperidad que deja el verdadero significado del sacrificio de Cristo, ellos están más interesados en sus ministerios que exaltar a Jesucristo y de edificar las familias con el carácter de Cristo. Ahora la iglesia se divierte en vez de buscar el Rostro de Dios con temor y reverencia.

Es tiempo de volver  a las Sagradas Escrituras y a la vida de oración. Una Iglesia sin Palabra y sin Oración solo se convierte en un club social, se puede pasar buen tiempo, pero sin experimentar un cambio de vida.

 Nuestro Señor Jesús vino al Templo y comenzó a echar  a todos los que compraban y vendían animales para el sacrificio. Volcó las mesas de los cambistas y las sillas de los que vendían palomas. Les dijo: < Las Escrituras declaran: “ Mi Templo será llamado casa de oración” pero ustedes lo han convertido en una cueva de ladrones! >  (Mateo 21:12-13)

Luego que Jesús limpió el Templo, su presencia llegó a la Casa de Dios entonces vinieron los ciegos y los cojos y El los sanó.

Ese es el propósito por el cual la iglesia existe, Jesús dijo: “El Espíritu del Señor está sobre Mí porque me ha ungido para llevar la Buena Noticia a los pobres. Me ha enviado a proclamar que los cautivos serán liberados, que los ciegos verán, que los oprimidos serán puestos en libertad, y que ha llegado el tiempo del favor del Señor.”

Es nuestra prioridad Exaltar a Jesucristo en todo lo que hagamos, y buscar su presencia con corazones humildes.

Si Dios ha puesto en tu corazón la necesidad de buscarle, será para nosotros una alegría que te unas a nuestra familia para que juntos podamos adorar y obedecer a Dios.

Es nuestro anhelo que juntos busquemos su presencia como una familia unida.

Pastor: Francisco Teodoro